A orillas del río Piedra

Me senté y lloré…

Es un libro de auto ayuda (si…) de Paulo Cohelo (más encima… lo sé…) pero en el momento que lo leí, efectivamente lloré y ame el libro, si lo tomo ahora, no tendría ningún sentido para mi. Hace muchos años que lo leí y lo recordé porque de la misma forma en que mi jefe en esos años me lo recomendó, yo se lo recomendé a una persona que según mi idea, necesitaba leerlo. Creo que acerté.

Es un libro relatado desde el punto de vista de una mujer. Es la historia de una mujer que se re encuentra con un amigo de la infancia y tienen una historia amorosa. El detalle, es que él es un seminarista, que además tiene un Don especial (que no tiene nada que ver con lo sexual, mal pensados)…

Los libros de Cohelo tienen mucho que ver con la religión y este no es una excepción, pero está muy bien relatado y uno realmente logra leerlo como si estuviera viviendo lo que la protagonista. Me llego al corazón, me hizo rabear, odie a Pilar (Nombre de la protagonista), porque es todo lo que yo no, es súper insegura, es súper cobarde dan ganas de cachetearla realmente..

Pero, el mensaje principal que me dejó el libro, aparte de la permanente búsqueda de nuestra felicidad, es la lucha que debemos tener contra la cobardía en nuestras vidas, contra la falta de empuje para tomar decisiones arriesgadas. Debemos luchar por lo que queremos, por cumplir nuestras metas, porque como dice el autor “Siempre que uno desea algo con todo el corazón, el Universo conspira para que se cumpla nuestro sueño” y siempre he pensado que realmente tiene toda la razón, ha sido desde antes mi premisa de vida.

Espero no ser demasiado Spoiler, pero para mi, la felicidad está en cumplir nuestros objetivos en la vida y los protagonistas del libro se entregaron a una opción que quizás ninguno nunca había tomado en cuenta, la de estar juntos y amarse, una opción arriesgada y quizá demasiado soñadora, porque son de universos demasiado diferentes (exagero lo se, pero hay que ponerle color al relato) pero, por eso mismo, muy fuerte y hermosa, por todo lo que tuvieron que vivir para llegar a eso, para poder estar juntos. Las vueltas de la vida.

Está lleno de clichés, si, pero depende del momento, insisto, tienen todo el sentido, ej:

“Porque, en la vida real, el amor necesita ser posible. Incluso aunque no haya una retribución inmediata, el amor sólo consigue sobrevivir cuando existe la esperanza —por lejana que sea— de que conquistaremos a la persona amada”

“En el amor no existen reglas. Podemos intentar guiarnos por un manual, controlar el corazón, tener una estrategia de comportamiento… Pero todo eso es una tontería. Quien decide es el corazón, y lo que él decide es lo que vale.”

“En los cuentos infantiles, las princesas besan a los sapos, que se transforman en príncipes. En la vida real, las princesas besan a los príncipes, que se transforman en sapos.”

El libro logra hacerte pensar sobre nuestras vidas, los momentos que desaprovechamos, “esos momentos donde un sí o un no puede cambiar totalmente nuestras vidas”, y no sólo en el amor, sino que en nuestra vida diaria, todos esos momentos que la mayor parte del tiempo perdemos, muchas veces por miedo a equivocarnos, por miedo a que el camino que nos estemos jugando no sea el correcto y por pensar que siempre habrá otra oportunidad para cambiar las cosas, para hablar las cosas, para decir todo aquello que tenemos guardado en nuestro corazón, y que por ese mismo miedo no sacamos.

Supongo que a veces no nos damos cuenta de lo que vivimos, siempre calculando todo para que salga bien, y no disfrutamos de las cosas pequeñas de la vida. El libro nos entrega un mensaje muy claro, de lucha y perseverancia que, aunque sea difícil, debemos escuchar y tratar de comprender y de seguir para lograr lo que esperamos, lo que nos hace felices, no quedar esperando a orillas del río esperando que las cosas solo pasen.

Todo pasa por algo

Y en mi caso siempre, siempre sin falta es para bien. Como dice mi santa madre “Siéntate a la orilla del río, y verás pasar el cadáver de tu enemigo”.

Estoy segura de que así mismo es, lo he visto, el que me insultó, intento hacerme daño o creyó que con sus actos me perjudicaba, la vida se encargó de cobrarse por mi su mal actuar.

Entonces acá estoy, a la orillita, esperando plácidamente mientras vivo mi vida extremadamente feliz, llenita de gente a quien amar y que me corresponde.

Tu?

Pseudo Intelectuales

onos

No tengo nada en contra de las personas que aman leer y que se instruyen al mismo tiempo, que enriquecen el lenguaje y que saben más palabras que el común de los mortales, lo encuentro total. Yo también amo leer, con todo el corazón, disfruto soñando despierta y situándome en las locaciones descritas, suspiro con los romances, muero de miedo con el suspenso y lloro a mares con los dramas, normal.

Lo que me apesta, es esta gente que se jura literato y que andan con la parada de intelectualoides “interesantes”, que miran en menos (como si fueran algo) a los que no leen lo mismo que ellos, o que no opinan lo mismo que ellos y piensan un kilo en lo que van a responder palabra por palabra para que lo dicho sea del todo rebuscado, mientras más palabras exóticas (para pillar al interlocutor claro) y ridículas utilicen, con tal de marcar la diferencia, mejor. ¡¡¡Ridículooooooooooo!!!

Mientras existan estos entes despreciables, el común de los mortales se alejarán cada día más del disfrute de leer, porque apestan, porque alejan, los detesto, corta.

Candy Candy

candy

Que increíble lo selectivo que es el cerebro con los recuerdos, hace poco me reencontré con algunas series que veía cuando pequeña (las están repitiendo en un canal de cable) y noté, recién, que están dobladas en ¡Shé!, siempre recuerdo las canciones o algunas cosas que me marcaron, pero jamás que estaban dobladas en español, pero con acento argentino, me traume jajajajajaja, el tono de voz de Candy, es tan agudo y tan shé Candy, que me colapsó, pensar que yo amaba a Anthony y después a Terry y son Shé Anthony y Shé Terry.

No tengo nada en contra de los Argentinos, es sólo que mi recuerdo era completamente idealizado. Incluso Candy era más inteligente y su voz no era tan desagradable.

Claramente cuando vi la serie era muy niña, si, si, problemas graves de carnet, la recuerdo con mucho cariño, fue como una de las pocas teleseries que he visto en la vida, gracias a mi madre anti ellas, y al escucharla vienen a mi mente muchísimas cosas de esa época, los suspiros del baile de máscaras, el beso!!!!!

Vi un par de capítulos y llegue a la conclusión de que es pésimaaaa jajajajaja, Candy es tan tontorrona, tan inocentonta que bordea la ridiculez, además los personajes no se cambian nunca de ropa, no que eran millonarios? Jajajajaja, realmente pienso que a muchas mujeres les embarro el cerebro esta serie, las mujeres que persiguen a ese Terry con problemas mentales son miles!!,

Además es muy frustrante, que enseña?, que siempre te ira mal si eres bueno, que en la vida no hay finales felices?, fomeeeeeeeee, ok, también que la alegría y las risas son algo que ayuda a palear lo que nos pasa, pero esta mujer no es feliz nunca!!!!, solo se conforma, entonces peor!

Bueno, cada loco con su tema, si quieren ver la serie nuevamente o por primera vez, les dejo el este link Acá

Leyenda Tito Lastarria

images

Me encanta enterarme de este tipo de cosas, leyendas Urbanas de mi país que no había escuchado jamás!, en esta oportunidad se trata de la leyenda de “Tito Lastarria”, su procedencia era de Rancagua, en esta ciudad, en su cementerio, se encuentra el mausoleo de este personaje.

La leyenda dice que cumple peticiones a los escolares y estudiantes, que llenan su entorno de peticiones escritas en los muros. y de placas y flores de agradecimiento. Los cuidadores están locos pintando una y otra vez los muros de su mausoleo para eliminar los rallados que después de unas pocas semanas ya cubren casi todo nuevamente.

¿Quién era Tito Lastarria?, fue un distinguido hombre público del siglo XIX. Se desempeñó como administrador de cementerio, fue corregidor entre los años 1864-1883. Fue alcalde de Rancagua entre los años 1873-1876 y tesorero municipal entre los años 1883-1898. Además se desempeñó como administrador del servicio de correos y ocupó el cargo de gobernador suplente y participó en la guerra del pacífico. La historia dice que “Tito” fue un hombre con mucho dinero, avaro, castigador con sus trabajadores y que toda su fortuna se la debe a un pacto con el diablo. La ciudad al enterarse, decidió cobrar venganza y enterrarlo vivo encadenado a su tumba. En el cementerio existe un enorme mausoleo y la leyenda también agrega que cuando se caiga la última de las cuatro cruces, el saldrá y se llevará las almas de todas las personas que le han pedido alguna favor. Con los terremotos de 1985 y 2010 se cayeron tres de las 4 cruces. Algunos dicen que si se desploma la última el mundo se acabará; otros piensan que “Tito” saldrá en forma de vampiro o brujo.

Falta poquito para ver qué pasa ¿no?

Me causa profunda curiosidad la fe de las personas en lo que sea, paso de ser un malandro a un santo concededor de favores, la gente es muy extraña no?

Principe Azul

sapo

Por qué aún existen mujeres que esperan que las rescate el príncipe azul… realmente no entiendo, como nunca sus mamás les dijeron que se deben amar ellas primero, que no necesitan a otro para ser felices, que si quieren algo se deben esforzar por conseguirlo en vez de andar de “deprimidas” por la vida, sin jugársela por lo que quieren en espera de “aquel” que en modo Disney las rescate en su valiente corcel…

Primero que todo debo aclarar que no estoy en contra de las relaciones de pareja, al contrario, estoy felizmente casada, en lo que no estoy de acuerdo es en obsesionarse con el emparejarse, en que su foco sea ese y en ese eterno esperar del personaje de sueño que las rescate de la vida que tienen y que no les gusta, pero que no hacen nada para cambiar. Ese freno auto impuesto a la felicidad eterna solo por no tener ese “par” que las complemente. Seguir planificando todo para después, cuando conozca a mí príncipe…

Segundo, por qué esa idealización, ningún hombre es perfecto (ni mujer tampoco), además, en Chile ¡¡¡NO!!! existe la realeza, por lo tanto, no hay princesas ni mucho menos príncipes, así que por defecto ¡¡¡es imposible!!!, y ese prototipo de que el hombre debe ser proveedor, el macho recio que las salva de lo que sea que necesiten ser salvadas lo encuentro en extremo ridículo.

Llevamos décadas las mujeres demostrando que somos capaces de ser padres y madres, de criar hijos solas, de trabajar a la par con ellos, ¿para que aun exista un grupo que se crea menos?

Creo ciegamente en que ser pareja es ser amigos, cómplices, complementos, es verdad, hombres y mujeres somos diferentes, podemos desempeñarnos en las mismas cosas y con el mismo nivel, deberíamos ganar lo mismo por la misma pega, de todos modos, pero como creo en la “igualdad” hombre y mujer, es que siento que en las relaciones de pareja debe ser lo mismo.

Yo jamás esperé al hombre que me rescatara, mi esposo fue y es mi mejor amigo, somos cómplices, nos llevamos súper bien y ninguno ha pretendido jamás ser el poder dentro de nuestro hogar, yo no estoy esperando que me rescate, ni que me mantenga, ni que me salve de nada, creo que somos un equipo, que tiene los mismos derechos y obligaciones y que estamos formando una empresa donde el porcentaje de participación de las pérdidas y ganancias es del 50%. De eso se trata ser pareja, de amar a alguien con defectos, tal cual es, no idealizarlo, no etiquetarlo, tolerarlo en las buenas y en las malas…

Y les digo, niñas, el príncipe azul que tanto esperan seguramente también va al baño y hace de todo igual que ustedes, ensucia la ropa, se hincha cuando come porotos, tiene mocos cuando se resfría, le huele mal la boca cuando se enferma del estómago y lo más probable es que esté a la espera de su princesa rosada que estará igualmente idealizada que él para ustedes, dan el largo? O se van a pasar toooooda la vida depiladas full, maquilladas a la perfección, aguantándose las ganas de ir al baño y teniendo permanentemente problemas de debilidad para que las rescaten?, que estrés…