Todo pasa por algo

Y en mi caso siempre, siempre sin falta es para bien. Como dice mi santa madre “Siéntate a la orilla del río, y verás pasar el cadáver de tu enemigo”.

Estoy segura de que así mismo es, lo he visto, el que me insultó, intento hacerme daño o creyó que con sus actos me perjudicaba, la vida se encargó de cobrarse por mi su mal actuar.

Entonces acá estoy, a la orillita, esperando plácidamente mientras vivo mi vida extremadamente feliz, llenita de gente a quien amar y que me corresponde.

Tu?

Los quejones

quejones

Estamos rodeados de quejones, si no es el frio, es el calor, que hay mucho sol, que está muy nublado, etc.
Los quejidos para mi son lloriqueos disfrazados en los adultos y me cargan los lloriqueos!!!, considero que está bien quejarse de las injusticias y cosas por el estilo, pero cuando el lloriqueo se transforma en una forma de vida, para, hay algo mal ahi.

No entiendo por qué las personas pierden la capacidad de dar las gracias, independiente de la religión que cada uno siga, o si se cree o no en alguna divinidad, por último, pensando en la energía de la tierra, como no vamos a poder darnos cuenta lo maravillosa que es la vida, y que cada una de las cosas que nos pasan y las que no también son única y exclusiva responsabilidad nuestra?.

Como decía Violeta Parra, hay que dar gracias a la vida, porque nos da tanto!, no basta con leer todos los libros de autoayuda del mercado, la felicidad se construye aceptando, no siendo mediocres claro, pero aceptando las falencias, amándose uno mismo, dejar de proyectarse en el otro, dejar de encasillarse, mirándonos sinceramente y mirando abiertamente al otro.

Siendo felices con lo que somos y con lo que hemos logrado, yo soy una mujer muy feliz, sin duda que con problemas como cualquier otro, pero no me quejo, creo que es mediocre quejarse, es penca vivir esperando que las cosas pasen sin darles un empujón, es torpe vivir esperando a ese ser imaginario que nos acompañe si tal vez siempre ha estado ahí, pero en real, no en azul.

Hay que ser optimistas, la gente amargada solo llama más amargura y estancamiento, la gente que vive quejándose, que habla quejándose, que su cara es un gran quejido, aparte de amargarle la vida a las personas a su alrededor, no viven, envejecen antes, se arrugan, por más que los cercanos les digan que se ven jóvenes, no es así…

Como todo en la vida, la mala onda solo llama mala onda, y por el contrario, la buena energía llama energía mejor!!, la vida nos resulta según como nos la planteemos. Y no necesite leer nada para saber eso, porque debiera ser obvio ¿¿¿¿no????.

Todo lo que nos propongamos si le ponemos todo el empeño del mundo va a resultar, tal vez no inmediatamente, pero resultara de todos modos, vamos que se puede!!!

La vida de Walter Mitty

Me encantó esta película, tiene una fotografía espectacular, la música también (el soundtrack está en este post, escúchenlo si pueden), independiente de quien es el director y actor principal (me es imposible no pensar en Zoolander cuando veo a Ben Stiller, sorry) disfruté de la película.

Se trata de un hombre joven, pero no exageradamente, que trabaja en el departamento de negativos fotográficos de una revista famosa. Su vida es bastante aburrida, la pega es monótona, su único escape es su imaginación infinita que lo hace distanciarse un “poco mucho” de su realidad, pasándose un sinfín de rollos que lo trasladan muy seguido a lugares imaginarios. Su oasis es una mujer que ha comenzado a trabajar en la oficina hace poco tiempo y que pasa a ser protagonista de varios de sus sueños despiertos.

La revista, que va a dejar de ser impresa para convertirse en un medio online, está preparando su último número y la responsabilidad de la fotografía que irá en la portada final recae sobre nuestro amigo Walter Mitty, quien no encuentra el negativo que un reconocido fotógrafo le ha enviado por correo, lo que gatilla que se atreva por primera vez en su vida a no fantasear, sino, vivir sus sueños viajando en busca del remitente.

En este viaje en busca del fotógrafo, vive una experiencia única que lo hará vivir momentos inolvidables, practicando deportes extremos y caminatas interminables, realmente te dan ganas de conocer todos los lugares que visita, la fotografía es maravillosa (ya lo había dicho, lo sé). Si bien es cierto, la moraleja de la peli es evidente, es de esas películas que te dejan con el corazón contento, la recomiendo de todos modos.

Principe Azul

sapo

Por qué aún existen mujeres que esperan que las rescate el príncipe azul… realmente no entiendo, como nunca sus mamás les dijeron que se deben amar ellas primero, que no necesitan a otro para ser felices, que si quieren algo se deben esforzar por conseguirlo en vez de andar de “deprimidas” por la vida, sin jugársela por lo que quieren en espera de “aquel” que en modo Disney las rescate en su valiente corcel…

Primero que todo debo aclarar que no estoy en contra de las relaciones de pareja, al contrario, estoy felizmente casada, en lo que no estoy de acuerdo es en obsesionarse con el emparejarse, en que su foco sea ese y en ese eterno esperar del personaje de sueño que las rescate de la vida que tienen y que no les gusta, pero que no hacen nada para cambiar. Ese freno auto impuesto a la felicidad eterna solo por no tener ese “par” que las complemente. Seguir planificando todo para después, cuando conozca a mí príncipe…

Segundo, por qué esa idealización, ningún hombre es perfecto (ni mujer tampoco), además, en Chile ¡¡¡NO!!! existe la realeza, por lo tanto, no hay princesas ni mucho menos príncipes, así que por defecto ¡¡¡es imposible!!!, y ese prototipo de que el hombre debe ser proveedor, el macho recio que las salva de lo que sea que necesiten ser salvadas lo encuentro en extremo ridículo.

Llevamos décadas las mujeres demostrando que somos capaces de ser padres y madres, de criar hijos solas, de trabajar a la par con ellos, ¿para que aun exista un grupo que se crea menos?

Creo ciegamente en que ser pareja es ser amigos, cómplices, complementos, es verdad, hombres y mujeres somos diferentes, podemos desempeñarnos en las mismas cosas y con el mismo nivel, deberíamos ganar lo mismo por la misma pega, de todos modos, pero como creo en la “igualdad” hombre y mujer, es que siento que en las relaciones de pareja debe ser lo mismo.

Yo jamás esperé al hombre que me rescatara, mi esposo fue y es mi mejor amigo, somos cómplices, nos llevamos súper bien y ninguno ha pretendido jamás ser el poder dentro de nuestro hogar, yo no estoy esperando que me rescate, ni que me mantenga, ni que me salve de nada, creo que somos un equipo, que tiene los mismos derechos y obligaciones y que estamos formando una empresa donde el porcentaje de participación de las pérdidas y ganancias es del 50%. De eso se trata ser pareja, de amar a alguien con defectos, tal cual es, no idealizarlo, no etiquetarlo, tolerarlo en las buenas y en las malas…

Y les digo, niñas, el príncipe azul que tanto esperan seguramente también va al baño y hace de todo igual que ustedes, ensucia la ropa, se hincha cuando come porotos, tiene mocos cuando se resfría, le huele mal la boca cuando se enferma del estómago y lo más probable es que esté a la espera de su princesa rosada que estará igualmente idealizada que él para ustedes, dan el largo? O se van a pasar toooooda la vida depiladas full, maquilladas a la perfección, aguantándose las ganas de ir al baño y teniendo permanentemente problemas de debilidad para que las rescaten?, que estrés…

Ilusiones

¡¡¡¡No hay que dejar que la esperanza nos abandone!!!!
Ame esta canción, además claro, la interpretación de Marisa Montes es perfecta.

Siento en mi corazón que la letra es total, no dejare que mis esperanzas e ilusiones me dejen, he dicho!!

La vida se pasa tan rápido y no nos vamos dando cuenta como nuestros sueños y esperanzas van quedando de lado por sobre vivir en vez de vivir lo que siempre quisimos y soñamos. Que las ilusiones no se nos vayan de las manos como dice la canción.