Domitila

Ya han pasado dos años y poquito desde que nos dejo y recién hoy me siento capaz de escribir sobre ella, mi Domi, mi segundo bebe peloso, mi gathija que me acompaño cuatro añitos con sus locuras y prrr miaus. Mi regalona, me sentía llegar del trabajo y corría a recibirme, la tenía que tomar en brazos sino se in-dig-naba, me llenaba de cariños y regaloneos, mi deber era darle un paseo por el departamento, asomarla a mirar por el balcón ( si, todo en brazos) con ella pegada a mi cara acurrucada, solo se bajaba cuando el proceso terminaba, no sin antes darme un besito en la cara.

Me seguía a todos lados, conversaba en su idioma, teníamos largas conversaciones, le contaba de mi día y me respondía siempre con caritas como si me entendiera y me diera su opinión, cuando estaba estudiando algo o revisando pruebas y tareas, me acompañaba fiel, se sentaba en mi falda y se quedaba conmigo hasta que me iba a acostar, luego dormía encima mío. Me mantenía completamente vigilada, era una especie de guarda de alma gatuno.

El regaloneo era lo nuestro, lo que más extraño además del cariño infinito al recibirme cuando volvía del trabajo son las siestas abrazadas.

Como en todas las relaciones, teníamos una canción, cuando se me desaparecía y la buscaba por todos lados, ponía esta canción de Gorillaz y aparecía corriendo, era el llamado al regaloneo, ronroneaba como loca y me hacía muchiiiiisimo cariño, no puedo escuchar ésta canción sin recordarla y lagrimear un poco, la extraño tanto… como yo, amaba la música, maullaba con las canciones que le gustaban y ronroneaba, le hacía cariño al compu, era tan linda…

Mi Domi, al igual que Clodo, llegó de casualidad a nuestras vidas. Una noche x, con mi esposo escuchábamos un gato maullar afuera del edificio, mi primogénito peloso estaba inquieto y se asomaba por la ventana preocupado, en su idioma, nos avisaba de esta situación como pidiendo que vayamos a ver, nos miramos y mi amado me dice “estás consciente de que si bajamos nos quedaremos con el gatito verdad?” y pues, bajamos… parecía que había tenido un accidente, levantaba una patita en señal de dolor, así que la llevamos al veterinario, gracias a Dios no tenía nada así que la dejamos en hotel, mientras pensábamos la forma de presentársela al que desde ese día sería su hermano mayor.

A la semana y luego de muchisimos consejos, nos llevamos a la Domi al depto. la alojamos en el dormitorio más pequeño con la puerta cerrada, para que Clodomiro y ella se fueran conociendo a través de la puerta, estuvimos una semana asi, y dejamos un día la puerta abierta, todo lo que pensamos no paso, no fue Clodo el que quiso asesinarla, ella era la choriza!!! jajajajajajajaja, clodo de ser el negrito con botas macabro del departamento, paso a ser el más dócil gatito asustado de esta Chora nueva que le hacía fu, después nos dimos cuenta que lo de él no era que fuera miedoso, sino que respetaba el estado en que estaba ella, como es de sabia la naturaleza… se llevaron pésimo un mes completo, a rasguños limpios, me estaba quedando pelada de stres, hasta que un día una muy querida amiga, fue de visita a nuestro hogar…

Como les contaba, nuestra amiga Batera llego de visita a nuestro hogar, ella tenia una lesión en su mano que “arregló” con un fierro con cinta adhesiva, si .. si jajajajajaja, bue, la cosa es que entre conversa y conversa, gesticulación y gesticulación el fierrito salió volando y cayó muy cerca de Domi, que salió histérica de susto corriendo y ahí salió él, con su alma de súper héroe, mi Clodo enfurecido la defendió, desde ese día fueron poto y calzón, inseparables!!! dormían juntos, se hacían cariño y jugaban todo el día, sep, toooodo el día y parte de la noche también.

Al poco de vivir con nosotros nos dimos cuenta de que estaba esperando gatitos, por eso Clodo no le hacía nada… la llevamos al doc nuevamente pero por un cuadro viral, realmente la pobre lo debe haber pasado mal en la calle, se mejoro de la neumonía que traía, pero, perdió a sus bebés, casi, casi fue abuela. Mejor, no habría podido regalar a ninguno.

De todos modos, si hay algo que amo de los gatos es precisamente que tienen diferentes personalidades, la Domi era loooca, jajajaja, respondía todo y en diferentes tonos, “Domi, vamos de paseo?” Domi:”ño”, pero como no?, Domi: “ño” y, vamos a comer sobrecito?, Domi: “miau?” jajajajaja

Así pasaron 4 años, hasta septiembre del 2016, estaba yo haciendo clases en vespertino, y mis bebes en el departamento con mi esposo, tranquilos, hasta que a eso de las 19:45, hubo un sismo muy, muy fuerte, terremoto en otros países, mi Domi se estreso en extremo, le bajaron las defensas y enfermó. Asumimos que eran los nervios, todos estábamos así, pero ella no lo soporto, a las pocas semanas, se le llenaron los pulmones de líquido y tuvimos que llevarla a urgencia… linfoma le dicen, cáncer maldito!!!, hicimos todo lo que pudimos, pasamos por todo el proceso de Quimios, realmente lo intentamos, mi bebé también, se daba ánimos, pero no, no soportó la última quimio y nos dejo en enero del año siguiente… fue horrible, vivir el proceso, verla decaer, mi bebé… espero que nunca tengan que vivir algo así, con el ser vivo que sea, es horrible, ahora me cuida desde arriba y yo… yo la extraño en extremo, la extrañaré siempre.