Todo pasa por algo

Y en mi caso siempre, siempre sin falta es para bien. Como dice mi santa madre “Siéntate a la orilla del río, y verás pasar el cadáver de tu enemigo”.

Estoy segura de que así mismo es, lo he visto, el que me insultó, intento hacerme daño o creyó que con sus actos me perjudicaba, la vida se encargó de cobrarse por mi su mal actuar.

Entonces acá estoy, a la orillita, esperando plácidamente mientras vivo mi vida extremadamente feliz, llenita de gente a quien amar y que me corresponde.

Tu?