Pastas

2015-02-23 20.44.17-1

Hoy fue mi primera vez haciendo de este tipo de pastas. Tenia tantísimas ganas de comer, desde que vi un programa en el cable la semana que recién paso, ohhh seeeeee, hasta que me decidí y sas! puse manos a la obra, más biena la masa, es mega simple, les anoto la receta, si lo hacen me cuentan!!!!!

para tres personas

Ingredientes masa:

– 2 huevos
– 1 taza de harina y un poco más para uslerear sin que se pegue en el mesón

para acompañar, la salsa que a uds. les guste más, yo pique ajo, cebolla y puse a caramelizar, luego le puse orégano, pimienta y salsa de tomate, queda reeeeco!!

Como se hacen:

Se revuelven los huevos y la harina hasta que quede una masa que no se pegue en ningún lado, se pone algo de harina en un plato o donde quieran y se pone a reposar tapada hecha bolita una media hora para que al estirarla no se devuelva.
Pasada la media hora se uslerea hasta que quede muy finita, pueden usar de esas maquinas para pastas también, a mi me dio flojera instalarla, solo no olvidar estar esparciendo harina para evitar que se pegue, mientras hierven el agua la van cortando en tiras del ancho que prefieran, yo las corte bien anchas, no me quedaron del todo prolijas porque eran mi experimento de la primera vez, pero para la otra me quedaran más bellas.
Cuando el agua esté hirviendo las ponen en ella con un poco de aceite y sal y dejan hervir unos 10 minutos, este tipo de pasta sube en la olla cuando está ok.

Que les quede de pelos!!

This entry was posted in Recetas.

Pseudo Intelectuales

onos

No tengo nada en contra de las personas que aman leer y que se instruyen al mismo tiempo, que enriquecen el lenguaje y que saben más palabras que el común de los mortales, lo encuentro total. Yo también amo leer, con todo el corazón, disfruto soñando despierta y situándome en las locaciones descritas, suspiro con los romances, muero de miedo con el suspenso y lloro a mares con los dramas, normal.

Lo que me apesta, es esta gente que se jura literato y que andan con la parada de intelectualoides “interesantes”, que miran en menos (como si fueran algo) a los que no leen lo mismo que ellos, o que no opinan lo mismo que ellos y piensan un kilo en lo que van a responder palabra por palabra para que lo dicho sea del todo rebuscado, mientras más palabras exóticas (para pillar al interlocutor claro) y ridículas utilicen, con tal de marcar la diferencia, mejor. ¡¡¡Ridículooooooooooo!!!

Mientras existan estos entes despreciables, el común de los mortales se alejarán cada día más del disfrute de leer, porque apestan, porque alejan, los detesto, corta.