Cínicos

sinicos
“El mundo está lleno de personas con la sonrisa en la boca y veneno en el corazón”

A mi no me conquistan con palabras y salamerías, a mi me conquistan con hechos, yo no confío ni creo en las personas que se hacen las simpáticas de un día para otro, confío en las personas que me demuestran su cariño, pero de verdad, no con paterías, sino con constancia, no cuando quieren algo solamente.

El cariño, lo mismo que el amor en la pareja se construye, con sinceridad, con trabajo y esfuerzo, no con palabras en tonos de pendejo ni sobadas de lomo.

This entry was posted in de odio.

Las tres Pascualas

Franz-Bischoff-Three-Women-at-the-Seashore

Esta leyenda no la conocía asi que la comparto, es una leyenda Chilena.

Las tres pascualas vivían en Concepción cuando recien comenzaba a existir esa ciudad del sur, allá por el siglo XIX. Las tres eran hermanas, jóvenes y lindas, se dedicaban a la lavandería, por lo que solían ir diariamente a lavar la ropa en una laguna cercana. Allí, entre lavado y lavado, cantaban canciones de amor. Y al caer la tarde, le pedían a la laguna que, por favor, les trajera el verdadero amor de sus vidas.

Un día vieron llegar por la orilla opuesta a un joven que, al verlas, se acercó hacia ellas y como buen chileno, trato de engrupirlas. Como todo zorron, decidio atinar con las tres hermanas, claro, sin que entre ellas se enteraran.

Las tres Pascualas regresaron a su casa en silencio, convencidas, cada una, de que el hermoso joven había venido por ella ¡solo por ella!, pobres… les falto ver tele.

Pero el chiquillo se las traia, convencido de que la haria de oro, comenzo a ir tooodos los días a la laguna a meterles conversa y convencerlas una por una. Llegaba por la mañana, ayudaba a la Pascuala menor a llevar la ropa a su cabaña, y en el trayecto, le declaraba su ardiente amor. Cuando la Pascuala mayor partía al pueblo a comprar las provisiones, enamoraba a la de al medio. Y cuando la menor preparaba la comida, juraba amor eterno a la mayor. Seco!.

Así, las tres Pascualas se enamoraron locamente. Como cada una se sentía la elegida, la ganadora no comentaban nada entre ellas para disfrutar en silencio y no causarle celos a la otra. Y, entonces, nuestro zorron protagonista, conseguido lo que queria de cada una, no volvió más. Esperaron en vano, hora tras hora, día tras día. Hasta que por fin, decidieron conversar de su pena y ahi se dieron cuenta que las habian engañado.

Muertas de pena, se internaron calladas en el agua, dicen que éstas se agitaron formando un remolino. Un temblor sacudió su fondo. La aguas se desbordaron, y al volver a su cauce, este tomó la forma de la luna en cuarto menguante.

Según cuentan los lugareños,desde entonces ciertas noches suelen verse las tres Pascualas, luego de luna llena, lavando y lavando en la laguna que lleva su nombre. Creen que sus aguas no son buenas y evitan su cercanía.

A veces pienso que las primeras teleseries fueron las leyendas…

imagen via

Los quejones

quejones

Estamos rodeados de quejones, si no es el frio, es el calor, que hay mucho sol, que está muy nublado, etc.
Los quejidos para mi son lloriqueos disfrazados en los adultos y me cargan los lloriqueos!!!, considero que está bien quejarse de las injusticias y cosas por el estilo, pero cuando el lloriqueo se transforma en una forma de vida, para, hay algo mal ahi.

No entiendo por qué las personas pierden la capacidad de dar las gracias, independiente de la religión que cada uno siga, o si se cree o no en alguna divinidad, por último, pensando en la energía de la tierra, como no vamos a poder darnos cuenta lo maravillosa que es la vida, y que cada una de las cosas que nos pasan y las que no también son única y exclusiva responsabilidad nuestra?.

Como decía Violeta Parra, hay que dar gracias a la vida, porque nos da tanto!, no basta con leer todos los libros de autoayuda del mercado, la felicidad se construye aceptando, no siendo mediocres claro, pero aceptando las falencias, amándose uno mismo, dejar de proyectarse en el otro, dejar de encasillarse, mirándonos sinceramente y mirando abiertamente al otro.

Siendo felices con lo que somos y con lo que hemos logrado, yo soy una mujer muy feliz, sin duda que con problemas como cualquier otro, pero no me quejo, creo que es mediocre quejarse, es penca vivir esperando que las cosas pasen sin darles un empujón, es torpe vivir esperando a ese ser imaginario que nos acompañe si tal vez siempre ha estado ahí, pero en real, no en azul.

Hay que ser optimistas, la gente amargada solo llama más amargura y estancamiento, la gente que vive quejándose, que habla quejándose, que su cara es un gran quejido, aparte de amargarle la vida a las personas a su alrededor, no viven, envejecen antes, se arrugan, por más que los cercanos les digan que se ven jóvenes, no es así…

Como todo en la vida, la mala onda solo llama mala onda, y por el contrario, la buena energía llama energía mejor!!, la vida nos resulta según como nos la planteemos. Y no necesite leer nada para saber eso, porque debiera ser obvio ¿¿¿¿no????.

Todo lo que nos propongamos si le ponemos todo el empeño del mundo va a resultar, tal vez no inmediatamente, pero resultara de todos modos, vamos que se puede!!!