Principe Azul

sapo

Por qué aún existen mujeres que esperan que las rescate el príncipe azul… realmente no entiendo, como nunca sus mamás les dijeron que se deben amar ellas primero, que no necesitan a otro para ser felices, que si quieren algo se deben esforzar por conseguirlo en vez de andar de “deprimidas” por la vida, sin jugársela por lo que quieren en espera de “aquel” que en modo Disney las rescate en su valiente corcel…

Primero que todo debo aclarar que no estoy en contra de las relaciones de pareja, al contrario, estoy felizmente casada, en lo que no estoy de acuerdo es en obsesionarse con el emparejarse, en que su foco sea ese y en ese eterno esperar del personaje de sueño que las rescate de la vida que tienen y que no les gusta, pero que no hacen nada para cambiar. Ese freno auto impuesto a la felicidad eterna solo por no tener ese “par” que las complemente. Seguir planificando todo para después, cuando conozca a mí príncipe…

Segundo, por qué esa idealización, ningún hombre es perfecto (ni mujer tampoco), además, en Chile ¡¡¡NO!!! existe la realeza, por lo tanto, no hay princesas ni mucho menos príncipes, así que por defecto ¡¡¡es imposible!!!, y ese prototipo de que el hombre debe ser proveedor, el macho recio que las salva de lo que sea que necesiten ser salvadas lo encuentro en extremo ridículo.

Llevamos décadas las mujeres demostrando que somos capaces de ser padres y madres, de criar hijos solas, de trabajar a la par con ellos, ¿para que aun exista un grupo que se crea menos?

Creo ciegamente en que ser pareja es ser amigos, cómplices, complementos, es verdad, hombres y mujeres somos diferentes, podemos desempeñarnos en las mismas cosas y con el mismo nivel, deberíamos ganar lo mismo por la misma pega, de todos modos, pero como creo en la “igualdad” hombre y mujer, es que siento que en las relaciones de pareja debe ser lo mismo.

Yo jamás esperé al hombre que me rescatara, mi esposo fue y es mi mejor amigo, somos cómplices, nos llevamos súper bien y ninguno ha pretendido jamás ser el poder dentro de nuestro hogar, yo no estoy esperando que me rescate, ni que me mantenga, ni que me salve de nada, creo que somos un equipo, que tiene los mismos derechos y obligaciones y que estamos formando una empresa donde el porcentaje de participación de las pérdidas y ganancias es del 50%. De eso se trata ser pareja, de amar a alguien con defectos, tal cual es, no idealizarlo, no etiquetarlo, tolerarlo en las buenas y en las malas…

Y les digo, niñas, el príncipe azul que tanto esperan seguramente también va al baño y hace de todo igual que ustedes, ensucia la ropa, se hincha cuando come porotos, tiene mocos cuando se resfría, le huele mal la boca cuando se enferma del estómago y lo más probable es que esté a la espera de su princesa rosada que estará igualmente idealizada que él para ustedes, dan el largo? O se van a pasar toooooda la vida depiladas full, maquilladas a la perfección, aguantándose las ganas de ir al baño y teniendo permanentemente problemas de debilidad para que las rescaten?, que estrés…

Agregar un comentario